Monte Albán, la gran metrópolis zapoteca

» » Monte Albán, la gran metrópolis zapoteca

La cultura zapoteca es una de las más antiguas del territorio mesoamericano. Algunos de los grandes ejemplos arquitectónicos de los que se tiene constancia en toda esta zona pertenecieron a esta cultura. Es el caso de Monte Albán, una de las ciudades principales  de Mesoamérica, la capital clásica de los zapotecas, que se erigió como centro ceremonial hegemónico después del declive de San José de Mogote en el Preclásico Medio.

Monte Albán se halla a unos 10 kilómetros de Oaxaca de Juárez, capital del Estado. Esta ciudad, de la que hoy sólo quedan vestigios arqueológicos,  fue fundada por los zapotecas a finales del Preclásico tardío, periodo que se extendió de 1.200 a. C. hasta el 200 d. C. Sobre su nombre original hay cierta controversia: se cree que fue bautizada por los zapotecas como “Dani Baá”, nombre que significa “Montaña Sagrada”. Posteriormente, los mixtecos le cambiaron el nombre por el de “Yúcu-cúi”, “Cerro verde”.

Monte Alban

Monte Albán llegó a contar con más de 55.000 habitantes. Se encuentra sobre un cerro que fue aplanado por sus primeros pobladores. A lo largo de la superficie que ocupó destacan varias estructuras, utilizadas sobre todo como centros ceremoniales.

  • La llamada Plataforma Sur fue la construcción más elevada de la ciudad desde donde puede contemplarse todo el lugar. Tiene 40 metros de altura y consta de dos cuerpos. En su parte inferior han quedado para la posteridad los glifos zapotecos.
  • En la Plaza de los Danzantes o Edificio de los Danzantes, una construcción peculiar y una de las más antiguas de la ciudad, pueden verse distintas estelas con glifos de rasgos antropomorfos que simbolizan el poderío militar de la ciudad.
  • La Gran Plaza se sitúa en el antiguo centro ceremonial y su uso primordial fue el de mercado. En torno a esta plaza se situaban varios templos y algunos edificios de la clase gobernante.
  • Juego de Pelota Grande: recibe este nombre un espacio consagrado al juego de pelota que se jugaba ante la supervisión de sacerdotes y gobernantes.
  • El Palacio fue un edificio que albergó 13 habitaciones y el llamado Edificio P. se utilizó para realizar observaciones astronómicas.

Además, en esta ciudad se han encontrado diversas tumbas y joyas de orfebrería fabricadas en oro con una técnica depurada.

Todo este conjunto de monumentos prehispánicos, junto con el centro histórico de la cercana ciudad de Oaxaca, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1987.

Utilizamos cookies propias y de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar