Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

La escritura maya

» » La escritura maya

El sistema de escritura utilizado por los mayas constituye el único caso de escritura en la América precolombina que pudo representar el lenguaje hablado completo de la misma forma en que lo hicieron los idiomas europeos. Por otra parte, es el único que ha sido descifrado.

Según algunos investigadores los mayas habrían adoptado su escritura derivada de la olmeca. La escritura maya data del s. III a.C y su uso se extendió en algunos lugares (como Tayosal, última ciudad maya independiente)  hasta el s. XVI, después incluso de la llegada de los conquistadores españoles

Erróneamente, se le ha llamado jeroglífica a esta escritura, porque guarda cierto parecido con los jeroglíficos egipcios. Sin embargo, no existe ninguna relación entre ambas. La escritura maya es silábica y no ideográfica.

Descifrar la escritura maya fue una tarea muy compleja que se desarrolló durante siglos y que inició el misionero español Diego de Landa. Desgraciadamente, la conquista española y la evangelización trajo consigo la destrucción y la quema de libros, manuscritos y documentos mayas para evitar que los indígenas continuaran con sus creencias impías. De hecho, sólo se han conservado 4 códices: el de Grolier, el de París, el de Madrid y el de Dresde. Por esta razón hubo que realizar el estudio e interpretación  de esta escritura sobre todo a partir de las inscripciones esculpidas en monumentos de piedra, en madera o en cerámicas encontradas en tumbas.

La escritura maya combina logogramas con otros signos. A estos signos se les denomina glifos y su interpretación sigue constituyendo un misterio casi hasta el día de hoy. A principios del s. XX, tan solo se habían descifrado unos cuantos símbolos, el sistema de numeración maya y textos relacionados con la astronomía y el calendario.  En la segunda mitad del siglo se realizaron los avances más importantes, encabezados por el lingüista y etnólogo ruso Yuri Knórozov, de tal forma que muchos expertos consideran que hoy en día casi cualquier texto maya puede ser leído e interpretado.

La escritura maya cuenta con cerca de 800 símbolos. Se sabe que varios signos diferentes podían representar una sola sílaba. Es por eso que a este sistema, en lugar de llamarle alfabeto (como al nuestro), se le llama silabario, que es como se denomina a las formas de escritura cuyos caracteres representan sílabas. Se organiza en columnas de dos bloques y se lee de izquierda a derecha, en orden similar a como leemos las columnas de un periódico.